Fertilidad del Suelo

Fertilidad del Suelo

Los seres vivos nacen, viven, se reproducen y mueren sobre una capa natural llamada suelo. Gracias a él se cosechan vegetales, se cría ganado y se obtienen materiales para la construcción. Constituye el vínculo entre la vida y la parte mineral del planeta. El suelo se forma en el lugar donde las rocas son fragmentadas a causa de la acción de agentes climáticos y biológicos.

Tipos de suelos

En el suelo encontramos materiales procedentes de la roca madre fuertemente alterados: seres vivos y materiales descompuestos, además de aire y agua. Las múltiples transformaciones físicas y químicas que sufre en su proceso de formación dan lugar a diferentes tipos de suelos, algunos son más ricos en humus, otros más arcillosos, limosos, etc. La textura básica del mismo depende en gran medida del tipo de roca madre a partir de la cual se forma. 300 años es el tiempo aprox. que se tarda la naturaleza en formar un suelo de tres capas de profundidad u horizontes. Es por eso que es de vital importancia conservarlo y mejorarlo.

Muestra de suelo sano y fértil.
Muestra de suelo sano y fértil.

Cómo se forma

Gran parte de la superficie terrestre está cubierta por una capa de sedimento y materia orgánica en descomposición llamada suelo. Este lo cubre todo excepto las laderas muy empinadas. Aunque se forma de restos vegetales y animales en descomposición, el suelo es un sistema vivo y cambiante. Sus minúsculos huecos se llenan de agua o aire, y en ellos viven millones de bacterias, algas y hongos. Estos microorganismos aceleran el proceso de descomposición, convirtiendo el suelo en un hábitat adecuado para raíces de plantas y pequeños animales e insectos.

SEMBREMOS SALUD

HUMUS Se llama así a la sustancia compuesta por productos orgánicos que suele encontrarse en las capas externas del suelo. Es el resultado de la acción de microorganismos, principalmente sobre las ramas caídas y excrementos de animales. Muy fértil, su color negro se debe al alto contenido de carbono.

Características diferentes

Al observar el perfil del suelo se pueden distinguir capas que se denominan horizontes. Cada una presenta características y propiedades diferentes, de ahí que sea muy importante su identificación para estudiarlos y describirlos. La capa superficial es rica en materia orgánica. Debajo está el subsuelo, zona de acumulación de nutrientes donde penetran algunas raíces. A mayor profundidad se encuentra un estrado de roca o guijarros.

Organismos vivos en el suelo

En el suelo viven una gran cantidad de bacterias y hongos, tantos que su biomasa supera, normalmente, a la de todos los animales que habitan sobre la superficie de la Tierra. En la zona más superficial e iluminada, viven también algas. También se encuentran pequeños animales como ácaros, colémbolos, cochinillas, larvas de insectos, lombrices, etc. Las lombrices construyen galerías que facilitan el crecimiento de las raíces. Sus heces retienen el agua y contienen importantes nutrientes.

Fertilidad

La fertilidad del suelo es el arte y la ciencia de mantenerlo siempre en equilibrio, y de lograr la mayor cantidad de la capa de humus posible. Si lo desequilibramos, por ejemplo, colocando químicos inadecuados de forma prolongada, entonces empezarán a aparecer plagas y, sobretodo, el suelo empezará a perder su fertilidad. Lo mismo sucede si se siembra el mismo cultivo repetidamente en la misma tierra, esta tiende a perder ciertos nutrientes más que otros, se desequilibra y las cosechas se empobrecen. Los abonos y los fertilizantes naturales son los mejores, y siempre debemos exigir productos ecológicos. Lo importante es colocarlos en las proporciones requeridas por cada suelo.

Estructura del suelo
Estructura del suelo

(Hipócrates, el padre de la medicina, 460-370 a. C.).

“Que tu alimento sea tu medicina, y que tu medicina sea tu alimento”

Otros artículos que te podrían interesar