Elección del Lugar

PROCESO COMPLETO

Lugar Ideal del Huerto

Actividades generales a realizar para la construcción de un huerto de hortalizas:

La huerta debe estar situada:

Lo más cerca posible de la escuela.

— A las hortalizas tendrá que cuidarlas muy bien.

— Deberá ir a menudo a su huerta.

— Si la huerta está cerca de su escuela, usted perderá menos tiempo.

 

 

Lo más cerca posible de una fuente de agua.

— Puede ser un manantial, un río, un riachuelo o arroyo, un pozo, un depósito artificial o un grifo.

— El suelo debe estar siempre húmedo, pero sin hacer charcos.

— Se debe regar la tierra a menudo, inclusive durante la estación de las lluvias.

 

 

Proteger contra el viento, el sol y las lluvias fuertes.

— Conviene construir una cerca de ladrillo, tallos de mijo, hojas de palmera u otro material alrededor de la huerta para protegerla mejor.

— Las hortalizas no crecen bien si se dejan demasiados árboles en el terreno o si se plantan árboles pequeños para cercar la huerta, pues las raíces de los árboles absorben los nutrientes del suelo y las hortalizas tendrán menos alimento.

 

Camas de tierra ideales para cultivar hortalizas
Camas de tierra ideales para cultivar hortalizas
Cultivo por Niveles
Cultivo por Niveles
Niños preparando el lugar para sembrar
Niños preparando el lugar para sembrar

SEMBREMOS SALUD

Cultivando Hortalizas

LUGAR IDEAL

Limpieza del terreno

Antes de sembrar arranque todas las plantas que hay en el terreno.

— Las sombras y las raíces de los árboles impiden que las hortalizas crezcan bien.

— En los árboles también viven insectos que se pueden comer las hortalizas.

— El terreno debe quedar plano y sin desniveles.

— Se deben retirar todas las piedras y escombros en general.

— Es recomendable desinfectar el suelo con agua hirviendo y/o con algún producto desinfectante ecológico.

SUGERENCIA

Proteger contra el viento, el sol y las lluvias fuertes.

LUGAR IDEAL

Labranza

Antes de sembrar, también hay que trabajar el terreno con la pala y la azada.


Lo ideal es preparar una mezcla de tierra y abono (el abono nunca fresco). De lo contrario, no remueva la tierra. Si usted remueve la tierra, quedarán en la superficie las capas del suelo que contienen menos humus y cuya estructura es menos buena.


Si se hace una labranza profunda, debe aplicar abono al suelo para mejorar las capas más pobres que están debajo.


Labrar bien el terreno significa dejar que el aire y el agua penetren en la tierra, mezclar abono y eliminar las malas hierbas.


Si el suelo está demasiado húmedo, se debe esperar un poco antes de labrar.

(Hipócrates, el padre de la medicina, 460-370 a. C.).

“Que tu alimento sea tu medicina, y que tu medicina sea tu alimento”

Otros artículos que te podrían interesar